Asociación Nacional de Seguridad Infantil

La Asociación Nacional de Seguridad Infantil es la primera entidad sin ánimo de lucro donde expertos de diferentes ámbitos del mundo de la infancia, la seguridad, la prevención y la salud se unen para crear un espacio donde ofrecer a las familias y a los profesionales información, divulgación, acciones, y asesoramiento que les sirvan de herramientas para reducir las lesiones en la infancia.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Recortes o Inversión ¿Cuánto dinero más tenemos que pagar?

Toda mi vida profesional la he dedicado al mundo infantil, proyectos profesionales que acabaron convirtiéndose en metas personales. Una vida profesional bastante larga donde he vivido desde los años de grandes bonanzas, hasta las más temidas crisis, ciertamente ridículas con lo que estamos pasando ahora, pero siempre con la esperanza de que se generen grandes oportunidades.

Al especializarme en la seguridad infantil, he visto como para conseguir el objetivo de reducir lesiones en la infancia, hay mucho trabajo por delante. Trabajo por parte de tod@s, pero hay uno especialmente concreto que se refiere a las Leyes y Normativas que las Administraciones Públicas deberían considerar,…pero estamos en época de recortes.
Pero vayamos por partes y creedme, me cuesta hablar de lo que cuesta cuantitativamente un accidente infantil, de hecho me da hasta pudor.
Las  consecuencias y repercusiones de los accidentes infantiles son de una magnitud reveladora si observamos las cifras que éstas nos proporcionan.
Según datos del ECSA (European Child Safety Alliance), el 70% de los accidentes infantiles precisa de algún tipo de atención o cura, dentro de este grupo entre el 30% y el 48 % necesita además de traslado y asistencia a un centro hospitalario.
Las mismas fuentes nos indican que por cada menor fallecido, 160 niños necesitan ingreso hospitalario y 2.000 son atendidos en los servicios pediátricos de urgencias.
El tributo a pagar por los accidentes infantiles, no queda aquí, además de las cifras resultantes en el gasto sanitario, debemos añadir otros gastos y daños morales:
-          Los años de vida potencialmente perdidos en caso de fallecimiento, las limitaciones, minusvalías, desfiguraciones, amputaciones, afectaciones psicológicas, sufrimientos morales y físicos, tanto de los niños como de los familiares y cuidadores, el absentismo escolar, el absentismo laboral de las familias que han de cuidar por su recuperación,…
Esta misma reflexión sobre los efectos cuantitativos y daños morales, o parecida, se realizó previamente a la elaboración de la LPRL (Ley de Prevención de Riesgos Laborales),  pasando de una prevención básicamente terciaria a un análisis sobre las causas, los agentes, las características de los sujetos, la metodología, los factores, etc. derivando en una aplicación normativa y eficaz de prevención, consiguiendo unas espectaculares cifras de reducción de victimas y siniestros.
De la misma forma podemos referirnos a la reducción de accidentes de tráfico, siguiendo las mismas premisas anteriores, con datos reales y objetivos concretos que derivan en Normativas y Reglamentos basados en estudios, análisis y la repercusión de los mismos. Además del incremento de competitividad de las empresas especializadas en la innovación y el desarrollo de elementos de seguridad pasiva para la protección de los ocupantes de los vehículos.
También pienso en, por ejemplo, las energías renovables y saludables, que tan buen ahorro energético y de salud para los ciudadanos al contaminar menos nos retornará a largo plazo; en la Ley antitabaco, y en el ahorro económico para sanidad por las enfermedades que generaba el consumo, en los programas de prevención contra la drogadicción,…excelentes propuestas, excelentes campañas, excelentes resultados!!
Elaborar normativas adecuadas a los espacios educativos, a los centros de atención a la infancia, al transporte escolar ( es increíble que los niños que viajan en vehículo particular tengan más derechos que los que lo hacen en transporte escolar), el uso de vallas en las piscinas (al igual que ya ocurre en Francia, con una increíble reducción de fallecidos), instalación de detectores de humo, exigir a los profesionales de la venta de dispositivos de seguridad infantil una titulación, etc, etc, etc…requiere de:
-          Concienciación: si ha de ser a través del tributo económico a pagar, así sea…

-          Estudios y análisis de los factores, causas y agentes que producen estos accidentes

-          Divulgación a través de campañas

-          Normalización, estableciendo reglamentos que impliquen una obligación de adaptar los elementos a la prevención

-          Innovación y desarrollo de servicios y productos que garanticen esa prevención

-          Evaluación de las normativas, las medidas adoptadas, la cultura de la prevención generada y sobre todo sus resultados cualitativos y cuantitativos.

En fin, llevaba tiempo dándole vueltas a escribir este artículo…dinero, gastos, niñ@s, sigue dándome pudor, pero sé que sois much@s los que me entendéis, nos entendéis…porque la buena noticia para tod@s en general y quien tenga que regular las leyes en particular, es que en esta lucha y la consecución de nuestros objetivos…NO ESTAMOS SOL@S.
Unidos por la Seguridad Infantil…UNETE!
M Ángeles Miranda
Vice Presidenta - Unidos por la Seguridad Infantil