Asociación Nacional de Seguridad Infantil

La Asociación Nacional de Seguridad Infantil es la primera entidad sin ánimo de lucro donde expertos de diferentes ámbitos del mundo de la infancia, la seguridad, la prevención y la salud se unen para crear un espacio donde ofrecer a las familias y a los profesionales información, divulgación, acciones, y asesoramiento que les sirvan de herramientas para reducir las lesiones en la infancia.

viernes, 16 de marzo de 2012

El "cachondeo" de la Seguridad Infantil en el Transporte Escolar

El título del artículo puede parecer que me esté tomando a broma la seguridad de nuestros pequeños en el transporte escolar, pero a lo largo del mismo se podrá apreciar que es todo lo contrario. Es un tema muy importante al que millones de padres y madres están aún a esperas a que alguien les dé una respuesta, y ésta sólo la puede dar la administración.
Desde enero del 2005, como todos sabemos, el uso de SRI es obligatorio en los vehículos particulares. Todos los años existen campañas de concienciación de la necesidad de su uso. Para aquellos que todavía no lo emplean, se ha endurecido incluso la ley, no sólo multando y retirando puntos sino que incluso con la posibilidad de ser denunciado por intento de homicidio en caso de accidente.
Me parece correcto, era necesario y ha permitido que la gente descubra la necesidad real del empleo de los SRI. Pero, ¿qué ocurre cuando les subimos a un autobús?, que van sueltos.
Son los mismos niños y niñas, por las mismas carreteras, prácticamente a las mismas velocidades y con los mismos riesgos, entonces ¿por qué tanto en nuestro coche y nada en los autobuses?
Según los estudios, cada día 7 millones de niños y niñas emplean el autobús como transporte habitual o esporádico. Dos viajes diarios de una media de 45 minutos. Niños desde un año y medio viajan en autobús. Desde las paradas los padres y las madres les dicen adiós en muchas ocasiones siguiendo al autobús unos metros mientras con la mano les siguen saludando. Y muchos, entre los que me incluyo, pensando que no pase nada y esperando ansioso su llegada por la tarde.
Pero, ¿por qué no llevan también SRI los autobuses?, lamentablemente la respuesta es por que no dejan, es una “patata caliente” que nadie se atreve a coger.
Vamos a analizar un poco en más detalle el asunto.
Lo primero es la butaca del autobús.
Una butaca de autobús se homologa en Europa según el reglamento R80.
El R80 marca que la velocidad que debe resistir la butaca es de 30 km/h. Primer problema, los SRI según el R44.04, se deben homologar a 50 km/h. Esa diferencia de velocidades hace que la fuerza que ejerce un dummie (los muñecos de test de choque) de 35 kg a 50 km/h sea de 780 kg en el impacto, literalmente, dobla el respaldo de la butaca. Es decir, una butaca de autobús no soporta de primeras el impacto a la velocidad que se obliga para homologar un SRI.
Es como si te obligaran a pasar una grúa de 50 Tn por un puente que sólo soporta 30 Tn.
Primera conclusión, un SRI diseñado para coche, NO SIRVE EN UN AUTOBÚS.



Los cinturones de autobús
Desde Octubre de 2007, todo autobús de nueva matriculación debe incluir cinturones de seguridad, bien. Pero, ¿qué tipo de cinturones?, la mayoría son de dos puntos (como los de los aviones), excepto en aquellas butacas enfrentadas a pasillo, a escaleras y primeras filas donde deberá ser de tres puntos. Bien, la mayoría entonces cinturones de dos puntos, DONDE ES IMPOSIBLE FIJAR UN SRI.
Además, como un autobús puede tener hasta 15 años para ser empleado como transporte escolar, y la media en España es que los autobuses tengan 9 años, LA GRAN MAYORÍA NO LLEVA CINTURONES. Por lo que imposible poner nada estándar y además no debían cumplir ni el R80, resultado, respaldos de butacas que se abaten casi solas.
Por lo que tenemos la paradoja de tener la mayoría de autobuses sin cinturones, los que tienen son de dos puntos a los que no se puede añadir un SRI, y si tiene de tres puntos tampoco puedo poner un SRI de coche por qué no soporta el impacto, por lo tanto, nada.
Las fijaciones al suelo
Bueno, imaginemos que ya hemos conseguido tener unas butacas resistentes, que aguantan el impacto a 50 km/h (en varios países ya es obligatorio, y por casualidad, ninguna empresa española de butacas de autobús vende allí porque no pasan las pruebas), nos encontramos con otro problema, las fijaciones de las butacas al suelo del autobús. ¿Aguantarán el impacto a 50 km/h?, la mayoría... no.
Otro problema para pasar una homologación según el estándar del coche aplicado a un autobús.
La estandarización
Mientras que en el vehículo particular existe una estandarización en el diseño de asientos y cinturones de seguridad, en los autobuses no. Hasta hace poco sólo importaba altura, anchura y diseño de las butacas.
Que ocurre con esto, que mientras para homologar un SRI para coche se emplea una bancada estándar (suele ser de hierro que simula un asiento de coche), en autobús no existe tal concepto, por lo que se obliga a homologar con cada butaca de autobús que existe en el mercado, y no sólo eso, sino que también con cada fijación de butacas al suelo, pero aún hay más, con cada tipo de suelo que existe... imposible...
Imaginemos que existen 30 tipos de butacas diferentes, y 10 fijaciones distintas, y 5 tipos de suelo... mientras que en el coche sólo lo realizas con la bancada estándar, en el autobús, para poder homologar de forma universal, se deberían realizar 30x10x5 homologaciones diferentes, literalmente imposible.
El diseño de las butacas
Otro enorme problema a la hora de homologar un SRI para autobuses, su diseño.
Las butacas de autobús, y los autobuses en general, están diseñados para adultos, no para pequeños. Esto que puede parecer una tontería, complica enormemente el proceso de homologación que lo hace de nuevo, literalmente imposible.
Tratemos de recordar que vemos cuando viajamos en un autobús de la butaca que tenemos justo enfrente, empecemos por arriba. Normalmente tiene un reposa cabezas, si bajamos vemos que los más nuevos tienen una mesita plegable, un gancho para colgar una bolsa, un asa y algunos incluso aún hasta un cenicero que suele ser de aluminio.
Imagines ahora que hay un frenazo brusco, la cabeza de un adulto impacta contra el reposa cabezas de la butaca de enfrente (en la homologación R80 está permitido que esto ocurra, ya que se asume que el reposa cabezas es blando), pero ¿contra qué impacta la cabeza de un menor?, contra el asa, la bandeja, el gancho, el cenicero... y esto ocurre tanto en butacas sin cinturones como en butacas con cinturones de dos puntos. De nuevo, prácticamente imposible pasar las pruebas R44-04 estándar de un coche.



El uso del autobús
 En España, el autobús diario tiene muchos usos, más bien usuarios. A primera hora puede llevar trabajadores, luego niños al colegio, luego a unos ancianos... y por la tarde se repita la operativa.
Si los autobuses estuvieran preparados para poder llevar un SRI homologado, ¿os imagináis andar poniendo y quitando 54 SRI 4 veces al día?, imposible. Otra razón más por la que el SRI estándar del coche NO VALE PARA UN AUTOBÚS, hace obligatorio tratarlo a parte, no emplear la misma reglamentación que en el coche.
¿sabíais que llevar a un menor en moto (ahora es legal siempre que sea la madre o el padre el que lo lleve) además del casco obligatorio debería llevar un SRI homologado según el R44.04?, ¿os imagináis el SRI de vuestro coche puesto en una moto? Imposible ¿verdad?, pues aunque parezca increíble, algo parecido pasa en el autobús.
Las estadísticas
Los defensores de que no es necesario instalar medidas de seguridad infantil en los autobuses se suelen basar en los datos de mortalidad bajos que hay en los mismos. A esto suelo responder que según ese criterio, si todos viajáramos en un Fórmula 1 no habría muertos en la carretera, ya que según las estadísticas, muere un conductor de F1 cada 10 años.
Normalmente las estadísticas de tráfico se basan en la mortalidad, no en la accidentabilidad. Recientemente en EEUU han realizado un estudio basándose en este último aspecto, y realmente se han dado una desagradable sorpresa. La cantidad de menores que por un accidente (frenazo, pequeño golpe) han tenido que acudir a un hospital ha sido tres veces mayor del peor dato con el que trabajaban. Antes he explicado contra que choca un menor (mesilla, gancho, asa, cenicero...), el informe es dramático, globos oculares reventados, mandíbulas desencajadas, brechas, hombros, clavículas.... por un frenazo no habrá muerto (no aparece en las estadísticas), pero por una tontería ha podido perder un ojo para toda la vida o quedar con secuelas irreversibles.
Si, es necesario que viajen seguros.

La demanda, la necesidad y la desesperación
La conciencia del empleo de SRI en los vehículos particulares ya está conseguida, no sólo entre padres y madres, sino también en los más pequeños. Suele ocurrir ya normalmente, que ellos mismos nos recriminen si no se les ha atado bien el cinturón o el arnés.
Ante esta concienciación y sensibilidad, muchos padres y  madres optan y exigen que a sus hijos no se les lleve sueltos. Ante esto, he visto cosas increíbles, como el empleo del arnés que a modo de marioneta se emplea cuando empiezan a dar los primeros pasos, emplear flejes de carga a modo de cinturón, o como vi el pasado día en una gran compañía que empieza por A y termina por A, un SRI de grupo uno con un niño de no más de un año y medio ATADO CON CUERDAS.
Esto es por la desesperación, cualquier cosa antes que llevarles sueltos. Lo entiendo (como padre), pero el riesgo de emplear sistemas no preparados para ello puede ser peor que no llevar nada.
La ley
La ley al respecto empieza muy dura, con obligación del uso de seguridad infantil en todos los autobuses, sin ningún tipo de duda y con castigos severos en caso de no cumplirlos. Es un obligo, obligo, obligo..
Pero al final llegan los dependes que hacen que todo lo anterior no sirva para nada. Depende si tiene cinturones, sino los tuviera ya no es obligatorio. Depende si tiene cinturones de dos puntos, si los tiene, como no se puede instalar un SRI homologado, ya no es obligatorio. Depende si tiene cinturones de tres puntos, sino es un SRI homologado por el R44.04 con carácter universal... ya no es obligatorio.
Por mi parte, y en mi humilde opinión, una ley que no sirve para nada. Si es imposible homologar un SRI de forma universal para un autobús, si la mayoría no tienen cinturones, si los que tienen son de dos puntos.... es una ley redactada para nada.
Los transportistas
Muchas compañías de autobús me vienen me vienen solicitando información por la Kidy Bus, bien por que de forma proactiva y preventiva quieren ofrecer seguridad a los menores, o por la presión de los padres y las madres, o porque han tenido ya algún susto y algún niño ha terminado con una brecha o peores consecuencias.
Les explico con todo lujo de detalles el producto, todas las normativas que cumple, los premios, la seguridad que ofrece, pero que no está homologado por que ES IMPOSIBLE. Ahí ya suelen caer la mayoría, pero muchos otros prefieren poner algo que saben que ofrece seguridad a no llevar nada o algo no preparado para ofrecer seguridad.
Pero si es cierto que muchos optan sólo por el que “hasta que no me multen por no llevarlo yo no lo pongo”. Lamentable.

La administración
La mayoría de las administraciones locales o regionales muestran un alto interés por este tema. Es una demanda social enorme, y ellos se deben a la sociedad.
Muchas han hecho campañas como la de subvencionar la compra de cinturones de seguridad, pero han visto que no ha funcionado, porque la mayoría de butacas de autobús no tiene el sistema de preinstalación de cinturones y no se les puede poner nada. O subvencionar SRI homologados para autobuses, pero como no existen, pues imposible.
Todos los años, y suele coincidir con los primeros meses de curso, vemos en todos los medios como la Guardia Civil, los mossos, la Ertzaintza, etc realizan Campañas de vigilancia de los autobuses escolares, donde se vigilará a conciencia la seguridad y su uso. Ah, no tiene cinturones, vale, cumple la ley. Tiene cinturones de dos puntos, vale, que todos los lleven puestos (no sirve para nada en un menor, pero queda bonito en la tele).
Vamos, que preocupación por parte de la administración existe, pero no tienen nada que ofrecer, porque no existe nada. 
¿posibles soluciones?
Básicamente en mi opinión existen  4 posibles soluciones:
1.- No llevar a nuestros hijos en los autobuses. Imposible, sería el caos. Si cada uno de nosotros lleváramos a nuestros hijos al colegio, además del caos circulatorio de la ciudad, deberíamos cambiar los horarios de trabajo de toda España- Esta opción es imposible.
2.- Emplear autobuses sólo para transporte escolar. Como en Estados Unidos, el típico autobús amarillo. Y prepararlo para que pueda ir con seguridad para los más pequeños. Bueno, no suena mal, pero hoy en día es inviable. Si el precio medio de un transporte escolar al mes ronda entre 80 y 110 € (depende la comunidad, la demanda y la oferta), con este uso exclusivo para transporte escolar, la media de coste rondaría los 350 € por niño mes. O se subvenciona o a ver qué economía familiar puede soportar eso.
3.- Adaptar los autobuses para que puedan cumplir los requisitos del R44.04. Es decir, endurecer la reglamentación R80, que soporten choques a 50 km/h, que se quiten las mesillas, ceniceros y demás, y que vayan con sistemas rápidos y ágiles de fijación de SRI específicos. Bueno, esto técnicamente hablando es factible. Pero el problema es que si esto se hiciera hoy, hasta el año 2025 nuestros hijos no viajarían seguros (bueno, los míos ya podrían ser padres en esa fecha). Así que puede ser una buena medida, pero a corto plazo no soluciona nada.
4.- Desarrollar una ley de seguridad a la realidad de los autobuses de hoy. Es decir, no obligar a los autobuses a cumplir una reglamentación pensada para los vehículos particulares (R44-04) por que no tienen nada que ver, sino adaptar los SRI a la realidad de los autobuses actuales ofreciendo total seguridad. Se puede hacer, y de hecho ya lo está. Sin duda, en mi opinión, esta debería ser la solución de implementación para hoy, o mejor, para ayer.

7 comentarios :

  • Carlos López says:
    19 de abril de 2012, 8:36

    Magnífico artículo Mikel.
    Soy un padre de un niño de cuatro años que está "sufriendo" este problema.La empresa de autobuses del colegio " Autobuses Nieto" dice que el problema es que sencillamente no hay autobuses con cinturones homologados de dos puntos ( los de tres no los podría llevar un niño de cuatro años) y por ello sus autobuses no llevan ya que el seguro no se haría cargo en caso de accidente . Cumplen la normativa por el medio más fácil. He buscado companías de autobuses con cinturores de dos puntos homologados y en varias me dicen que sí disponen de ellos, y que están homologados ( incluso me facilitan la tarjeta de inspección técnica en la que así constan),en internet se encuentran varias publicaciones con parecida información, p.ej en la página de ANET ( asociación navarra de empresas de transporte) hay un artículo en el que se informa de autobuses con cinturones homologados: http://www.infoanet.com/noticias_agenda/actualidad+noticias_un-75-de-los-autobuses-escolares-que-usan-20000-alumnos-lleva-cinturon-de-seguridad.aspx , e incluso ALSA dispone de SRI homologados en algunos de sus autobuses :http://www.coches.net/noticias/sillitas_ninos_coche/otros_transportes/. Ver también proyecto "Pequebus" : www.pequebus.es Estoy hecho un lío. Creo que es mejor que mi hijo lleve un cinturón aunque sea de dos puntos a no llevar nada. Según tu artículo estos dispositivos no están homologados en los autobuses, entonces ¿ hay o no hay autobuses con cinturones de dos puntos homologados y por tanto cubiertos por los seguros que al parecer es lo único que preocupa a ciertas empresas de autobuses y a colegios como el de mi hijo, y no la seguridad de los niños?.Te agradezco toda la información que nos has aportado y que nos puedas aportar porque es un problema que nos preocupa a muchos padres.
    Un saludo

  • Mikel Garrido says:
    21 de abril de 2012, 10:35

    Muy buenas Carlos,

    Trato de resumirte un poco la problemática.

    Desdde Octubre de 2007, todoautobús matriculado a partir de esa fecha deben contar obligatoriamente con cinturones de seguridad, por supuesto, homologados y preparados para ese tipo de butacas. La inmensa mayoría son cinturones de dos puntos, de tres puntos sólo donde es obligatorio (primeras filas y en asientos enfrentados a pasillos y escaleras).

    Pero, ¿qué ocurre con los autobuses matriculados antes de esa fecha?. Sólo dos opciones.

    A.- Elautobús cuenta con butacas con "preinstalación" de cinturones, es decir, aunque no los tuviera instalados, permite añadirlos posteriormente perfectamente homologados.

    B.- La butaca no cuenta con preinstalación. No se pueden poner cinturones homologados.

    Teniendo en cuenta que un autobús puede tener hasta 16 años para poder ser empleado como transporte escolar, esto nos da que miles de ellos ni cuentan con cinturones ni tienen la posibilidad de instalarlos de forma homologada.

    Espero a ver respondido a tu duda.

    un saludo,

    Mikel Garrido

  • Carlos says:
    23 de abril de 2012, 17:10

    Mikel, muchas gracias por tu respuesta.
    Debo entender entonces que no hay ningún problema en homologar cinturones de dos puntos en los autobuses matrículados desde Octubre 2007 ¿no?.- En la empresa de autobuses del colegio me aseguran que los seguros no se hacen cargo en caso de accidente en los casos de autobuses equipados con cinturones de dos puntos porque según ellos no hay homologaciones de cinturones de dos puntos independientemente de la edad de autobus-El colegio da por buena esa afirmación y me instan a demostrar lo contrario con datos "oficiales " que me es muy difícil aportar- Gracias de nuevo y perdona por mi insistencia

  • Anónimo says:
    15 de enero de 2013, 19:32

    Hola Mikel , mi pregunta es ¿que suujecciones debe llevar un autobus que trasporta niños discapacitados? Gracias

  • Yolanda Moreno says:
    4 de marzo de 2013, 17:47

    Mi duda es ¿cuándo se les va a poder obligar por ley a los autocares escolares matriculados antes de octubre de 2007 a llevar cinturón de seguridad?

  • Pablo Moreno García says:
    19 de marzo de 2013, 16:50

    Si un autobus lleva un cinturón de dos puntos sin estar homologado y tiene un accidente, el seguro no se hace cargo. ¿Quién es el responsable civil y/o penal? ¿el conductor? ¿la empresa propietaria del vehículo?

  • Anónimo says:
    9 de julio de 2013, 18:04

    COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años