SEGURIDAD INFANTIL EN PISCINAS

Las estadísticas dicen que las lesiones en la infancia se triplican durante el periodo estival, siendo los ahogamientos el principal peligro. 

  • El 70% de los ahogados son menores de 6 años

  • 3 de cada 4 fallecimientos se producen en piscinas privadas

  • 5.000 menores fallecen en Europa cada verano por ahogamientos

Ante estos datos y a falta de normativas que regulen la seguridad infantil en las piscinas,  la concienciación y la divulgación de las medidas preventivas son las herramientas que desde la Asociación Nacional de Seguridad Infantil ponemos a disposición de la sociedad para reducir la tasa de fallecimientos infantiles en piscinas. Así mismo apoyamos todas aquellas campañas que fomenten una regulación y divulguen la seguridad infantil en estos espacios.

Todas las medidas preventivas recogidas en este decálogo se basan en las características (escasa motricidad, nula o escasa percepción del riesgo, etc.) y los comportamientos habituales (curiosidad, querer un juguete que esté en el agua, etc.) de los más pequeños, y son los adultos los que deberán ver el espacio de la misma forma que los niños para conseguir la eficacia que se persigue y bajo la premisa que solo 6 cm de agua pueden provocar un ahogamiento infantil.

Únete a nuestra campaña para evitar más ahogamientos infantiles

Decálogo: Recomendaciones y medidas preventivas para evitar ahogamientos infantiles en piscinas

 

  1. Visibilidad continua: NO existe sustituto de la  supervisión de un adulto, por ello la estricta vigilancia y el control permanente son básicos. Si son varios los adultos en casa, recomendamos se nombre un responsable de la supervisión o hacer turnos de vigilancia, de lo contrario se puede caer  en el error de confiar en que otro está observando a los niños y no ser así.

  2. Norma 10/20: Cada 10 segundos el adulto responsable de la vigilancia debe mirar a la piscina si hay niños dentro o alrededor de ella y debe llegar a ella en menos de 20 segundos. Evitar cualquier distracción, muy comunes actualmente con el uso de móviles y redes sociales.

  3. Detectar riesgos: previamente el adulto debe recorrer el camino desde el hogar hasta la piscina tal y como lo haría el niño, asegurándose de que en ningún caso el pequeño puede llegar hasta el agua por sí solo ante un descuido.

  4. Niveles de protección: en función de los riesgos detectados y las características de la casa se instalaran los dispositivos de seguridad que eviten que el niño pueda llegar a la piscina, tanto en el interior de la casa como en el exterior.

  5. Aprendizaje y educación: los niños deben aprender lo antes posible a flotar primero y a nadar después. Aun con este aprendizaje no olvidar posibles accidentes como caídas y golpes o una mala digestión,  pueden conmocionar al pequeñ@ por lo que volvemos a referirnos al punto 1 del presente decálogo. 

  6. Dispositivos de rescate: tener a mano equipos de rescate básico, salvavidas, pértiga y teléfono.

  7. Orden: el mejor hábito es el de recoger los juguetes y otros elementos de flotación que puedan resultar llamativos para el niño, deben mantenerse alejados de la piscina y sus alrededores después de su uso, de esta forma evitamos que el niño intente alcanzarlos 

  8. Drenajes: la revisión y el mantenimiento de estos elementos, así como el alejamiento infantil de las partes mecánicas y de los filtros de la piscina son las mejores medidas preventivas para evitar lesiones o mantenerse sumergidos por la succión sin posibilidad de salir a la superficie. Los  adultos deben conocer como desconectar estos dispositivos.

  9. Elementos de seguridad

  • Elementos de seguridad activa (vallas de piscina y cobertores), que evitan el contacto directo del niño con el agua. Deben cumplir con las Normas AFNOR

  • Elementos de seguridad pasiva (alarmas perimetrales y alarmas de inmersión), que nos avisan cuando el niño ya ha entrado en el agua, por lo que el tiempo de reacción del adulto se acorta.

  • En cualquier caso se debe disponer de un dispositivo de retención y aviso, ya que es la mejor forma de evitar ahogamientos. Así mismo usar elementos de flotación seguros, siempre con el Marcado CE y adecuados a cada niño.

10. Emergencias: los adultos y l@s niñ@s deberían aprender RCP (Reanimación Cardiopulmonar), así como interiorizar el procedimiento en caso de emergencia por ahogamiento: PAS, teléfono de emergencia (112) y actuación de seguridad.  

 

Las medidas de seguridad para evitar accidentes y ahogamientos deben estar en todas las piscinas, sean propias o de otros. 

Y por último mención especial a la seguridad infantil en las piscinas hinchables para bebés, estas se deben de vaciar y recoger en cuanto no se usen y no reducir la vigilancia y supervisión, reiteramos: SOLO 6 cm de agua pueden provocar un ahogamiento infantil.

Las piscinas son elementos de recreo y diversión, l@s niñ@s deben jugar, investigar…para poder desarrollarse y crecer. Ambos elementos pueden  y deben convivir en armonía, conseguirlo es responsabilidad  de los adultos.

 

 

 ©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Permitida la reproducción total o parcial de los contenidos citando la fuente

Información patrocinada por segurbaby.com

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • YouTube
  • Blogger

© 2017 Asociación Nacional de Seguridad Infantil

 

 

Contacta con nosotros: Teléfono 669201737 / info@seguridadinfantil.org / Asociación Nacional de Seguridad Infantil

 

Todos los derechos quedan reservados . Se autoriza a redistribuir, reenviar, copiar o citar el contenido de esta página siempre que  se cite la fuente de acuerdo a la Ley 23/2006, de 7 de julio, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.

Aviso Legal

ASOCIACIÓN NACIONAL DE SEGURIDAD INFANTIL: Inscrita en el Registro de Asociaciones Grupo 1/ Sección 1/ Número Nacional 599119

Marca Asociación Nacional de Seguridad Infantil Registrada M3510156 publicada en el BOPI el 25/11/2014